Introducción

¡Bienvenido a AmableMente: Educación y Mindfulness!

A lo largo de nuestra vida, hemos tenido multitud de ocasiones para darnos cuenta de que "prestar atención", es de todo, menos sencillo. En cuanto nos ponemos a hacer algo: leer, escuchar música, hablar con otras personas, conducir, cocinar, hacer deporte… se nos hace evidente que estamos en todo menos en lo que "estamos". La atención va de uno a otro asunto a tal velocidad que nos parece imposible poder parar.

También es muy fácil constatar que la actividad mental que se produce en nuestro cerebro es de un considerable volumen. Llegamos a tener más de 60.000 pensamienntos a lo largo del día. Si cada pensamiento fuera una línea de texto escrito, a razón de 45 líneas por página en formato normal, tendríamos que 60.000 líneas serían unas 1.333 páginas escritas al día por nuestra mente. ¡Ahí es nada! El original de "El Quijote" tiene 1.398 páginas, sólo 64 páginas más de las que escribimos nosotros en nuestra cabeza cada día. Así nos sale, mediante un cálculo matemático riguroso aplicando una regla de tres, que en unas 25 horas podríamos escribir "El Quijote" en la cabeza. Si eres de los que se rebana la sesera "pensando", podrías estar orgulloso de escribir "El Quijote" en tu cabeza en menos de 24 horas.

A veces, toda esta actividad mental sucede de forma ligera, pasa desapercibida a nuestra conciencia, sencillamente no nos damos cuenta de que está ocurriendo. Otras muchas veces, vivimos este "no parar" con pesadez, con ganas de que cese para poder desconectar un poco del ritmo trepidante que nos impone; somos conscientes entonces, de que los contenidos mentales dirigen de forma insconsciente nuestra vida y nos sobrecargan física y emocionalmente.

Al menos, por nuestra parte, nadie nos había enseñado a gestionar nuestra actividad mental de ninguna manera, a pesar incluso de ser profesionales de la psicología. Mindfulness nos ha permitido aprender una mejor manera de estar con nuestra agitada mente, con beneficios que han influido en nuestra vida personal y laboral. Esto es lo que nos anima a tener el deseo de difundir estos sencillos y valiosos concimientos a otras personas. Desde AmableMente queremos contribuir a que otras personas tengan la experiencia de saber cómo ser amables y atentos con sus mentes y con ellos mismos.

"La facultad de traer voluntariamente la atencion errante, una y otra vez, es la raíz misma del juicio, el carácter, y la voluntad ... Una educación que mejorara esta facultad sería una educación excelente".

William James

 

Crear un sitio web gratis con emiweb.es - Reporte de abuso - Signaler un contenu illicite sur ce site